Salmo 2:1 – “¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?”

Categoría: Devocionales

Fecha Publicación: Jul 13, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz

Resumen

El ir en contra de Dios es necedad, no amar su voluntad, no amarle a Él, es renunciar a la vida. Si alguien considera que puede tener vida fuera de Dios simplemente piensa cosas vanas, cosas sin sentido, carentes de lógica y razón.

*******

¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?

Los tres primeros versículos de este salmo muestran la lamentable situación en la que se encuentra el ser humano que no observa la ley de Dios. Es una situación donde dicho ser humano odia a Dios, no desea tenerle en su vida y conspira en contra de su voluntad.

Es bastante común oír entre los incrédulos que “no existe Dios”, incluso hoy día se escriben innumerables libros para negar la acción creadora de Dios, afirmando que todo fue producto de la nada; y la necedad llegas hasta tal punto, que les ofende profundamente el oír sobre el Señor y su amor para con los hombres.

Toda esta actitud tan hostil hacia Dios terminará con su esperanza de vida eterna. El Apóstol Pablo así lo menciona:

Hch 4:27-28 27Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 28para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

Pero, aunque el hombre crea que ha triunfado, realmente no es así, solo se ha ejecutado los planes de Dios como Él ha querido.

Quisiera citar lo que Henry Elliot Fox nos dice con relación a esto:

Diocleciano acuño una moneda, que todavía se conserva, con la inscripción: “Extincto Nomine Christianorum” y en España hay un monumento romano erigido en el pasado, con la siguiente inscripción:

A Diocleciano Joviano Maximiano Hercúleo César Augusto, por haber extendido el imperio Romano en el este y en el oeste, y por haber extinguido el nombre de los cristianos, que trajo la ruina a la República.

A Diocleciano Joviano Maximiano Hercúleo César Augusto, por haber adoptado a Galerio en el este, por haber abolido por todas partes la superstición de Cristo, por haber extendido el culto a los dioses.

Ahora, esto son solo cosas vanas, ya que se habla de un triunfo inexistente. Aquel emperador yace muerto y Dios vivo, su Hijo ha resucitado de entre los muertos y está sentado a la diestra de Dios Padre, donde Él tiene potestad sobre todo.

Los que se ocupan de estos asuntos, de estas cosas vanas, simplemente pierden su tiempo, ya que no podrán nunca contra Dios, porque Él es Todopoderoso.

Cuando el salmista habla de “cosas vanas” hace referencia a que los pueblos planean sus propios fracasos, o meditan en sus fracasos como lo dice L. A. Schökel.

Bien dijo Isaías con relación a esto:

Isa 59:5-6 5Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. 6Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. ¡Dios nos bendiga!

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This