Salmo 1:6b – «Mas la senda de los malos perecerá»

Categoría: Devocionales

Fecha Publicación: Jul 10, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz

Resumen

Esta es, sin temor a equivocarnos, una advertencia clara de Dios en cuanto al destino eterno de los impíos. Sus caminos, sus obras, sus malas acciones serán disipadas, no habrá memoria de ellas, por lo tanto, no sabremos de su maldad en la eternidad.

*******

Mas la senda de los malos perecerá

No permanecerá ni habrá memoria después de las malas acciones de los injustos. En aquel día final los injustos no podrán acceder a la vida eterna, serán desechados debido a su elección, por no seguir a Dios y sus caminos.

El camino del justo lo lleva a la vida eterna, el del injusto lo llevará al olvido eterno y alejado de Dios.

  1. H. Spurgeon dice lo siguiente:

El justo esculpe su nombre con cincel en la roca, el malo escribe su recuerdo en la arena. Los justos aran surcos en la tierra y siembran aquí una cosecha que no estará lista para ser recogida hasta que entren en los goces de la eternidad; los malos aran sobre el mar, y aunque pueda parecer que detrás de su quilla dejan rastro brillante, muy pronto será barrido por las olas y el lugar por donde han pasado se olvidará de ellos para siempre[1].

Algunos pueden pensar o considerar lo siguiente: ¿por qué los malos prosperan en este mundo y sus sendas no perecen aquí? ¿es injusto Dios por eso? Por supuesto que no, y es lo que debemos apreciar del consejo de Dios. El castigo para los malos y la recompensa para los justos no es en esta vida, es en la eternidad misma. Allí los impíos serán borrados y los justos resplandecerán para siempre al lado de Dios. Por lo tanto, ¿Por qué se afana el creyente esperando una justicia terrenal cuando esta será eterna?

Ahora, por amor es que Dios ha enviado a su Hijo a morir en la cruz, siempre habrá esperanza para el que esta entre los vivos, y nuestra tarea es comunicar a todos este mensaje y hacerlo con amor por los perdidos, por los injustos y pecadores delante de Dios, así ellos tendrán elección y decidirán su destino eterno.

Sal 37:20-22 20Mas los impíos perecerán, Y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros Serán consumidos; se disiparán como el humo. 21El impío toma prestado, y no paga; Mas el justo tiene misericordia, y da. 22Porque los benditos de él heredarán la tierra; Y los malditos de él serán destruidos.

Confía en Dios, haz tu labor, ten fe en Su voluntad, camina tranquilamente en palabra, para que tu senda no perezca y tu alma sea alejada de Dios para siempre.

¡Dios nos bendiga!

[1] Spurgeon, Charles H. 2015. EL TESORO DE DAVID: LA REVELACIÓN ESCRITURAL A LA LUZ DE LOS SALMOS. TOMO I. Vol. 1. 1.ª ed. Barcelona: CLIE pág. 103.

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This