Salmo 1:5 – “Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos.”

Categoría: Devocionales

Fecha Publicación: Jul 8, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz

Resumen

Debemos aprender y tener muy claro que, somos nosotros los que de manera voluntaria renunciamos, nos apartamos del camino de Dios. Y seremos conscientes del destino que espera a los que así hagan.

Heb 2:1-3 1Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. 2Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 3¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

*******

Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,

Los malos no se erguirán, no podrán mantenerse en pie con la frente en alto y con paz en su corazón, porque habrá llegado sobre ellos la destrucción por su mala elección.

Charles Spurgeon dice lo siguiente en relación a este versículo de salmos:

En realidad, si se levantarán, pero para ser juzgados, y no serán absueltos, por ello no se erguirán.

El Señor Jesús lo ha dicho, los malos no lograrán estar de pie, erguidos ante Dios, puesto que no son de la luz.

Jua 3:20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

Incluso en la iglesia del Señor existen los malos, el Señor Jesús lo ha dicho:

Mat 22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Y nos presenta la parábola del trigo y la cizaña, dándonos a entender que, en la iglesia, incluso, habrá hombres llenos de hipocresía, engaño y maldad, disfrazados de piedad que buscarán arrastrar a muchos al camino de los malos.

Mat 13:30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Por lo tanto, es necesario que el creyente sincero, honesto delante de Dios reconozca la senda de los justos, medite en la ley de Dios día y noche y ame al Señor con todo su corazón.

Porque no se erguirá el justo con el impío, no ocuparán el mismo lugar.

Dan 12:2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.

Existe incluso otra apreciación más sobre esta porción de la palabra. Sir Richard Baker dice lo siguiente:

No existe posibilidad alguna de que los malos lleguen a estar o juntarse con los bienaventurados en la eternidad con Dios.

Y además de esta apreciación, podemos también traer a la memoria lo que dice Schökel, donde él sugiere, según su entender de este verso lo siguiente:

Podría significar que los malvados no atacaran a los honrados, acusándolos o con falso testimonio en un juicio, ni tendrán voz en la asamblea.

Ahora, no podemos dejar de lado la siguiente porción:

Ni los pecadores en la congregación de los justos.

No tendrán los malos, ante Dios, la posibilidad de levantarse, erguirse en contra de los justos y cambiar su condición por falso testimonio. Tampoco ellos podrán argumentar la posibilidad de estar con los justos y gozar de la honra que da Dios a sus hijos, en tanto no se aparten de su camino.

El malo esta en una condición lamentable, el juicio sobre ellos ya esta claro, notemos lo que el Señor Jesús dice:

Jua 3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

No quiere decir esto, que los pecadores estarán lisiados, y tampoco afirma que no estarán de pie, o que no tienen esperanza estando en vida, ¡claro que hay esperanza! Solo debe vivir la vida que Dios espera que viva.

Pero al morir, sin Dios, podemos citar lo que argumenta Cirilo de Jerusalén [315-386] en su obra principal “Catequesis”, aclara el concepto diciendo que:

Resucitarán, pero no para ser juzgados sino para ser sentenciados.

Notemos lo que el Señor Jesús dice sobre esto:

Mat 25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

Por lo tanto, no se levantarán los malos en el juicio, no se erguirán con los justos, su sentencia es clara y los pecadores en la congregación de los justos no tendrán voz ni voto sobre lo que la iglesia realice o desarrolle conforme a la voluntad de Dios.

¡Dios nos bendiga!

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This