Salmo 1- “Y todo lo que hace, prosperará;”

Categoría: Devocionales

Fecha Publicación: Jul 6, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz

Resumen

Cuando el creyente entiende correctamente lo que significa prosperar espiritualmente, puede encontrar lo positivo frente a los desafíos diarios de la vida, encontrar aprendizaje, sabiduría en las privaciones, pobrezas y persecuciones que se tengan por causa de hacer la voluntad de Dios.

El termino “todo” es un absoluto, no relativo o condicionado, es “todo lo que hace” al ser hijo de Dios, creyente ferviente en su voluntad, prosperará.

*******

Y todo lo que hace, prosperará

No estamos hablando de una prosperidad material, humana, como la que desea cualquier persona materialista. La enseñanza del salmista tiene sentido y aplicación espiritual, aunque un hombre guiado por Dios y con un corazón prospero en su voluntad, será también un buen administrador de bienes materiales y no sucumbirá frente al deseo de colocar su corazón en estas cosas efímeras.

En la escritura encontramos el caso de un hombre prospero materialmente, pero pobre espiritualmente:

Luc 18:22-23 22Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.  23Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico.

Tenía ante sus ojos al Creador del universo, al dueño de la plata y el oro, pero su corazón endurecido no le permitió ver esto.

El hombre bienaventurado, del cual habla el salmista, es un hombre que, al deleitarse en el consejo de Dios y no andar en el camino de los pecadores, le hace ser alguien especial para Dios, y que mejor prosperidad que esta, donde Dios honre a su siervo por hacer su voluntad.

Jua 12:26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

Ahora, el Señor Jesús dice lo siguiente:

Mat 5:12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Es definitiva, concisa y directa, la promesa dada por Dios, el Señor Jesús, es para todo aquel que escucha, cree, se aparta de lo malo, sigue lo bueno y obedece a la justicia de Dios. La prosperidad espiritual será su constante, y el galardón eterno su premio.

¿Desea usted esta clase de prosperidad?

¡Dios nos bendiga!

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This