Salmo 1 – “Y en su ley medita de día y de noche”

Categoría: Devocionales

Fecha Publicación: Jul 2, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz

Resumen

Para llegar a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, el creyente debe aprender a meditar en la perfecta ley, la de la libertad, a meditar en ella de día y de noche, considerando así esta ley, la de la libertad, su plan de vida a seguir para encontrarse con el inspirador de la misma, o sea Dios.

Cuando Pablo hablo a sus hermanos (Timoteo y Tito) les exhorto, ante todo, a trabajar diligentemente en el estudio de la ley de Dios, para que así, ninguno, en las iglesias donde ellos servían, tuvieran que decir algo en contra, solo que vivieron conforme a esa ley de Dios.

Es mucho lo que debemos aprender los cristianos de estas reflexiones que Dios nos hace.

*******

«Y en su ley medita de día y de noche»

El varón, aquel único entre mil, obtiene su fortaleza a través de la meditación de la palabra de Dios, de la Ley de Dios.

Joseph Caryl [1602-1673] dice: Este versículo sencillo encierra todo un mundo de santidad y espiritualidad; y si nos sentamos y lo estudiamos en oración y dependencia de Dios, podemos contemplar en él mucho más de lo que en apariencia nos ofrece a simple vista[1].

Cuando el salmista refiere que, aquel hombre medita de día y de noche, refiere que es en todo momento que aquel creyente piensa en las cosas de Dios y no tiene momento o espacio para pensar en cosas del mal. Bien lo dice el Señor en su palabra:

Mat 12:34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Mat 15:18-19 18Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. 19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

Mar 7:21-23 21Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

Luc 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Thomas Watson [1620-1686] dice: El meditar es algo que distingue y caracteriza al hombre racional, en tanto que permite medir el calibre de su corazón, sea bueno o malo; como bien lo expresa el proverbio que dice:

Pro 23:7 Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo.

Según sea aquello en lo que el hombre medite, así será él. La meditación es la piedra de toque del cristiano, pues muestra de qué metal esta hecho. Es un marcado espiritual que revela, con una sola mirada, todo el contenido del libro del corazón humano.

Por lo tanto, ¿Cómo describe usted su condición espiritual con base a su comportamiento y meditar en la palabra de Dios? ¿Sus actos revelan a Cristo cada día? ¿Puede su familia dar testimonio de su cristianismo por las obras que usted realiza para con ellos?

Dios nos bendiga.

[1] Spurgeon, Charles H. 2015. EL TESORO DE DAVID: LA REVELACIÓN ESCRITURAL A LA LUZ DE LOS SALMOS. TOMO I. Vol. 1. 1.ª ed. Barcelona: CLIE.

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This