¿Por qué te detienes?

Categoría: Reflexiones Cortas

Fecha Publicación: Jun 24, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz – 2021©

Versículo para memorizar

Hch 22:16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

*******

 

Reflexión

En una ciudad antigua llamada Damasco, un hombre acaba de llegar siendo llevado por algunos de la mano. Su estado: ciego.

No dejaba de repetir lo que le había ocurrido, camino a aquella ciudad.

Lo ingresan en una casa a la espera de que recobre la vista, pocos saben lo que le aconteció, a excepción de un pequeño grupo de soldados que viajaban con él, y saben a medias lo que le ocurrió, ya que viajaban con él para cumplir una misión: encarcelar a unos que se hacen llamar “cristianos” seguidores de un tal Jesús que murió tiempo atrás crucificado.

Pasado unos días, una visita llega donde aquel hombre, llega con un mensaje de parte del Dios de los cristianos, indicándole lo que le ha acontecido, del porqué estaba ciego. Y milagrosamente, al tomarle, recobra la vista y le anuncia el mensaje enviado.

Después de comprender la misión que tenía, el encargo que se le hacía, aquel hombre le cuestiona: “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hch 22:16).

Así es, amados hermanos, les hablo de Saulo, quien posteriormente se llamó Pablo, el Apóstol.

Quiero usarlo de ejemplo hoy, para que veamos por medio de su vida y obra lo que debemos aprender de él. Y así como Pablo estuvo ciego, nosotros estábamos ciegos también en el mundo, nos cegaba el pecado, la injusticia y todo lo contrario a Dios. Pensábamos que nuestra misión en la tierra era vivir y disfrutar de los deleites temporales del pecado. Hasta que llego alguien a nosotros con la palabra de verdad, y al momento de creer, recobramos la vista, no nos detuvimos y fuimos sumergidos, bautizados para el perdón de nuestros pecados.

Pero la pregunta sigue ahí ¿Por qué te detienes? – ¿Por qué nos detenemos ahí?, debemos avanzar y ser testigos de lo que hemos oído y visto, y por eso, la gran comisión, el encargo del gran Hijo de Dios, Jesús de Nazareth:

Mat 28:19-20 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

¿Por qué entonces nos detenemos? – ¿Miedo a la responsabilidad que conlleva ser un verdadero hijo de Dios? O ¿sigues mirando lo que has dejado atrás?

Recuerda las palabras de Dios: Luc 9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Esfuérzate, estírate, da lo mejor de ti, avanza, sé un cristiano apto para el reino de Dios, y, ¡No te detengas nunca más!

¡Dios te bendiga!

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This