Cadáver de Impecable Apariencia

Categoría: Reflexiones Cortas

Fecha Publicación: Jun 23, 2021

Autor: Luis Felipe Torres Muñoz – 2021©

Apoc. 3:1 …Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

*******

Reflexión

¿Qué piensa usted del titulo de esta reflexión? ¿cree que no aplica para usted? – bueno, eso es precisamente lo que la iglesia en Sardis creía, gozaban de una buena y amplia reputación, pero no consideraron que, la reputación externa no interesa delante de Dios, ya que Dios mira lo interno, el corazón del hombre.

Observe lo que aprendió el profeta Samuel: “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1Sa 16:7).

Por consiguiente, algunos cristianos pueden ser cadáveres de impecable apariencia, descuidando el corazón, las buenas obras y lo esperado por el Señor.

Argumentan algunos de ellos un celo ferviente por la biblia, la religión, la doctrina; pero ¿y qué de las obras que son por fe? – Como estudiamos ayer, Dios espera una familia, un cuerpo unido y en comunión con Él, no un cadáver de impecable apariencia.

El llamado a la iglesia en Sardis proviene, como dice el siguiente comentarista, por su pasividad, “Era una iglesia «pacífica», con la paz propia de los cementerios. «Gozaba, dice Hendriksen (ob. cit., pág. 73), de una buena reputación que no merecía»”. (Henry, M., & Lacueva, F. (1999). Comentario Bíblico de Matthew Henry (p. 1935). 08224 TERRASSA (Barcelona): Editorial CLIE).

Reiteramos, al Señor no se le oculta el estado interior de su iglesia y, por ello, puede decir, sin equivocarse, qué grupo es realmente una «iglesia viva» y qué grupo es sólo la apariencia de «iglesia»; qué es lo que vive realmente y qué es lo que sólo aparenta tener vida. El Profesor Grau hace (ob. cit., pág. 130) Henry, M., & Lacueva, F. (1999). Comentario Bíblico de Matthew Henry (p. 1935). 08224 TERRASSA (Barcelona): Editorial CLIE.

Muchos profesan ser cristianos, miembros de la iglesia, tal vez porque algún día decidieron hacer o llevar a cabo el proceso como dice la escritura, pero sin un corazón realmente convencido de conciencia de pecado y necesidad de Cristo, de Dios. Llegan a la vida cristiana y consideran que el cristianismo consiste solo en reunirse una, dos o tres veces por semana y listo ¡cielo ganado! – pero es más que esto, consulte su biblia y aprendamos que Dios espera más de su pueblo.

Quiero finalizar con lo siguiente: la vida en el cuerpo (iglesia del Señor), la vida del cristiano, tiene como base el nivel de gratitud que tiene para con Dios por haberle salvado, ¿Es usted un cuerpo vivo o un cadáver de impecable apariencia?

¡Dios te bendiga!

Luis Felipe Torres Muñoz

Un servidor (Anciano, Pastor u Obispo) de Cristo en la iglesia de Cristo Manizales, cristiano desde el año 1999, Casado con una gran mujer, Juliana Arboleda y bendecido con 2 hermosos hijos, Maria Camila y Juan Felipe, con el deseo firme de servir a Dios con todo mi corazón. Quiero enviar un mensaje muy especial a todos los que leen y comparten todo este material, esperando en Dios que le sea de gran provecho para su alma.

SIMILARES A ESTA PUBLICACIÓN

0 comentarios

Share This